lunes, 31 de diciembre de 2012

sábado, 29 de diciembre de 2012

Lecciones para mejorar el sistema educativo

Ahora que en España está en discusión una nueva ley para la mejora del sistema educativo, conviene recordar las lecciones que se pudieron extraer de la última encuesta global PISA (2009) de tal modo que podemos considerar si en España tanto en los últimos años, como especialmente con la nueva ley, se tienen en cuenta aquellas lecciones que no son otra cosa que los rasgos coincidentes de aquellos países con mejores resultados:
  • Es tan importante la calidad como la equidad. Hay que conseguir tanto la excelencia como la igualdad de oportunidades para todos al tiempo que la ayuda especial a los más desfavorecidos. Lo que resulta obvio por razones estadísticas. Si descuidamos algún elemento, se perderán posiciones globales.
  • Las escuelas tienen que estar bien dotadas de recursos. Si se quiere invertir en el futuro, hay que marcar aquí una prioridad. No puede haber escuelas con tecnologías que no sean del presente.
  • Hay que apoyar decididamente a la escuela pública porque es aquí dónde se pueden empeorar o mejorar los resultados globales. Esto es así también por obvias razones estadísticas.
  • Es necesario dotar de herramientas para mejorar el ambiente escolar entre las familias, el profesorado y el alumnado. Se trata de definir bien las tareas y responsabilidades de cada cual.
  • Hay que aumentar la autonomía de los centros escolares. Obviamente autonomía y responsabilidad van ligadas. Por eso también hay que definir con claridad y precisión los objetivos, competencias, valores y actitudes que se quieren alcanzar, y cómo lo vamos a evaluar.
  • La selección de la dirección debe hacerse con mucho mayor cuidado y deben ser personas muy formadas y preparadas para conseguir resultados. Los empeoramientos o las mejoras obtenidas deberían repercutir tanto en la dirección como en el resto del equipo profesional del centro docente, sin olvidar a las instancias que hayan designado a la dirección.
  • Hay que conseguir que en España la sociedad respete las titulaciones; esto es, que si alguien posee un título, tal cosa tenga una significación importante y favorable en todos los respectos y especialmente en los laborales y retributivos.
  • Hay que conseguir que en España se respete al profesorado y que esté muy bien pagado. Ambos aspectos están relacionados. Puede haber vocaciones, pero la profesionalidad y los mejores sólo llegan al profesorado con salarios altos. Además el profesorado debe tener acceso a una carrera profesional con incentivos retributivos tales que los buenos profesores no quieran abandonar la docencia directa en el aula para mejorar su salario.

domingo, 23 de diciembre de 2012

Argullol: Escuela y libertad

Rafael Argullol considera el hecho de que la educación en España ocupe un puesto en la cola de los estudios comparativos entre diversos países del mundo. Lejos de considerar que la escuela es la responsable de tal situación,  pone el foco en una sociedad en la que se fomenta el analfabetismo, las responsabilidades recaen en individuos reprobables, la incultura se exhibe y se ha apoderado de los poderes del Estado. Por eso, el milagro sería tener una escuela excelente teniendo los Gobiernos y los Parlamentos que tenemos; igual que sería milagrosa una escuela amante de la razón y la argumentación cuando comprobamos, por ejemplo, el galimatías de la retórica del poder judicial posibilitando toda arbitrariedad; así, sería mágico tener una escuela intelectualmente rigurosa en un país de tertulias en las que triunfa el más gritón e inculto; y, finalmente, sería prodigioso tener una escuela que incitara a los jóvenes hacia el cultivo de la libertad de conciencia y el respeto de la verdad cuando se tienen unos medios de comunicación que desprecian lo libre y destruyen lo íntimo.
Sin una buena escuela, a causa de la falta de tradición humanista e ilustrada, concluye Argullol, no hay ciudadanía y, por tanto, el edificio democrático es una casa vacía.
Argullol, Rafael. "Sin crítica no hay libertad". El País 23.12.2012.

sábado, 8 de diciembre de 2012

España: Filosofía en el Bachillerato

  • Evolución en España de la presencia de la Filosofía en el Bachillerato desde 1953 y actualizado a fecha de 12.12.2013. Incluye LOMCE-Ley Mejora Calidad en Educación de 2013:
Ley
Año
Asignatura
Tipo
Curso de
bachillerato
Horas
semanales
Plan 1953 Nociones de Filosofía Común 3
Plan 1953 Historia de la Filosofía Común 3
Plan 1957 Filosofía Común 6
Plan

Filosofía Común 3
Plan

Historia de la Filosofía Común PREU 4
LGE 1970 Filosofía Común 4
LGE 1970 Historia de la Filosofía Común COU 4
LOGSE 1990 Filosofía Común 3
LOGSE 1990 Historia de la Filosofía Obligatoria en Modalidad Humanidades y CCSS 4
Reforma Humanidades 2001 Filosofía I Común 3
Reforma Humanidades 2001 Filosofía II Común 3
LOE 2006 Filosofía y Ciudadanía Común 2 (3)*
LOE 2006 Historia de la Filosofía Común
(optativa en PAU)
2 (3)*
LOMCE


2013 Filosofía Común

LOMCE 2013 Historia de la Filosofía
Optativa**
en la modalidad de Humanidades y CCSS, dado que en dicha modalidad se elegirán al menos dos materias entre:
- Economía de la empresa.
- Geografía.
- Griego II.
- Historia del Arte.
- Historia de la Filosofía.


Optativa**
en todas las modalidades, dado que se cursará un mínimo de dos y un máximo de tres de las siguientes materias (si no se han elegido ya):
- Análisis Musical II.
- Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente.
- Dibujo Artístico II.
- Dibujo Técnico II.
-Fundamentos de Administración y gestión.
- Historia de la Filosofía.
- Historia de la Música y de la Danza.
- Imagen y Sonido.
- Psicología.
- Religión.
- Segunda Lengua Extranjera II.
- Técnicas de Expresión Gráfico-Plástica.
- Tecnología Industrial II.
- Tecnologías de la Información y de la Comunicación II.
- Una materia del bloque de asignaturas troncales no cursadas.



En este blog:
* En algunas Comunidades Autónomas.
** A establecer por las administraciones educativas (CCAA) y según las posibilidades organizativas de los centros.

Véase: España: LOMCE.

martes, 4 de diciembre de 2012

LOMCE: Nuevo borrador

Anteproyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE):
En este blog:

España: ¿Modelo federal?

A vueltas con la cuestión de la reforma del Estado que se plantea con cierta insistencia en España tanto por las presiones independentistas de algunas formaciones políticas como por la crisis económica que parece conducir a una racionalización del gasto también en la organización política del Estado, sintetizamos las tesis básicas de los siguientes artículos de prensa publicados por sendos profesores universitarios:

Víctor Lapuente aboga por una reforma federal de España para fomentar algo parecido a la vieja idea de los reinos de taifas. Con ello quiere hacer referencia a la conveniencia, no de enfrentamientos militares, sino de abrir la posibilidad de ensayar un federalismo de mercado en el que cada región competiría con las vecinas desde su plena libertad para ensayar caminos diferentes, de tal modo que todos se beneficiarían de los aprendizajes de los vecinos.

Por otro lado Antonio Arroyo presenta un compendio de aprendizajes que pueden extraerse del modelo federal alemán y que podrían resumirse, grosso modo, en los siguientes:
  • Es necesario definir con precisión las competencias de la Federación, de modo que el resto serían de las regiones (Länder).
  • El reparto de competencias debe acompañarse de instrumentos de cooperación.
  • Los gobiernos de las regiones formarán parte de una cámara (Bundesrat - Senado) con importancia decisiva para determinadas leyes federales.
  • Financieramente deben respetarse los principios de "conexión" (asignación de tareas y gastos asociados a ellas), "ordinalidad" (puede haber solidaridad entre regiones pero sin alterar el orden de la capacidad financiera de cada región tras el reparto) y "transparencia" (identificación de los responsables de recaudación).
  • La representación en Europa se hace a través de la Federación, y las posibles sanciones son repercutibles  a las regiones en la medida en que sean atribuibles a cada una de ellas.
  • Todos los órganos deben actuar con "lealtad federal" y ello debe significar fórmulas precisas para evitar los egoísmos.
  • Se debe asumir que la vieja cuestión de la "soberanía" ha perdido sentido y que lo importante es la distribución del poder.

jueves, 29 de noviembre de 2012

España y la crisis: Se trata de dinero

En un artículo titulado "Ahorro ideológico" (El País, 29.11.2012), Benjamín Prado observa la creciente polarización entre ricos y pobres que se produce en algunos países del mundo, la desigualdad que menciona Stiglitz,  la cual se pone de manifiesto de manera creciente en España. Dice Prado que "[...] mucha gente empieza a ver que, aunque el ajuste de cuentas del que se habla día y noche a veces tiene que ver con la economía y a veces con la ideología, resulta evidente que aquí de lo que está hablando es de dinero [...]". Propone como medida de enfrentamiento lo que denomina "ahorro ideológico", esto es, no consumir para decirle al sistema o a los poderosos algo así como que "hasta aquí habéis llegado".
 Aparte de la propuesta, lo que nos resulta interesante es que se diga en el artículo que "mucha gente empieza a ver que [...] de lo que se está hablando es de dinero".
Resulta curioso que el mismo día, en el mismo periódico y en la misma sección, se publica el artículo titulado "El ataque alemán desahucia a España" (El País, 29.11.2012), en el que Manuel Ballbé y Yaiza Cabedo dicen, refiriéndose a los economistas que proclaman que la estrategia de la austeridad de Merkel es equivocada, que "siguen sin entender que se trata de una truculenta estrategia del Gobierno y la banca alemana para desvalijar al sur de Europa con el fin de tapar el enorme agujero financiero alemán". Para Ballbé y Cabedo la crisis que vive España es el resultado de un "mercado de casino" sin supervisión, en el que no existe el delito de información privilegiada, de tal modo que grandes corporaciones y gobiernos juegan con las cartas marcadas.
Aparte de la tarea de desenmascaramiento de los posibles trucos de casino y de las connivencias más o menos explícitas entre los grupos que operan en los mercados, lo que nos resulta interesante es que los autores hagan patente la idea de que, especialmente los economistas (¿para qué hablar entonces del resto de ciudadanos legos en la materia?), siguen sin darse cuenta de que en el fondo de lo que se trata es de dinero, esto es, de que vivimos en un mundo en el que prácticamente todo vale para hacerse con el dinero. Es como si los autores del artículo dijeran algo así como que pese a los economistas, nos vamos enterando de que se trata del dinero.
Se va haciendo la luz, al menos en España. Hasta ahora, casi nadie parecía enterarse, o querer enterarse, de que se trataba del dinero; casi nadie se ha preguntado en los últimos años por el coste del dinero, por el coste en dinero que tenía esto o aquello, y menos todavía por quién tenía que pagar en último extremo el dinero que aquello costaba, especialmente si el primer pagador era público. Pero hoy,  y a través del indicador que constituyen los artículos que mencionamos, parece que en España se empieza a comprender que muchos asuntos y negocios tratan de dinero, de quién lo posee, de quién lo paga, de quién lo recibe... de quién lo debe.
Por cierto, y como anotación al margen dado que empezamos a preguntarnos por el dinero, hoy se ha fallado el Premio Cervantes 2012. ¿Cuesta algún dinero? ¿Hay premios que no cuestan dinero y otros que sí? ¿Hemos llegado ya a saber quién paga los dineros de este honroso premio y de otros? Al renunciar hace unas semanas al Premio Nacional de Literatura, parece que al menos Javier Marías sabe que se trata de dinero y sabe también quién lo paga, además de tener una noción precisa al respecto de la conveniencia o inconveniencia de determinados premios. Debió haber hecho sonrojar a algunos que se proclaman liberales cuando hace unas semanas decía que a él nadie le había obligado a escribir libros, por lo que no creía conveniente que el Estado  le premiara por ello.

domingo, 18 de noviembre de 2012

Krugman: Muerte de Horacio Alger

En 2008 Paul Krugman recibió el premio Nobel de Economía por sus análisis acerca de modelos de comercio internacional y la localización de la actividad económica. Antes, en 2004, había recibido el Premio Principe de Asturias. Seguramente alguno de esos análisis premiados deben estar en el trasfondo del artículo que Krugman, profesor en Princeton y columnista de The New York Times, publicó en 2004 bajo el título de "La muerte de Horacio Alger", haciendo referencia a aquel escritor americano en cuyas novelas se difundía la idea del pobre que con su trabajo y tesón alcanzaba la riqueza mostrando la vigencia del sueño americano. 
En lo que sigue vamos a glosar el mencionado artículo de 2004, especialmente porque después de la crisis de 2008, de la que todavía en 2012 ni Europa ni EEUU se han recuperado, puede resultar interesante echar un poco la mirada atrás, para ver mejor hacia delante.
Cuenta Krugman que se encontraba leyendo un periodicucho izquierdista en el que se formulaban ofensivas críticas a América, puesto que se decía que se había vuelto una sociedad en la que el pobre tendía a ser pobre por mucho que trabajara y en la que los hijos heredaban el estatus socioeconómico de sus padres mucho más que en la generación anterior.
Pero el periodicucho era nada menos que Bussines Week [un semanario de economía proclive a tendencias un tanto republicanas] que publicaba investigaciones recientes en el sentido de que la movilidad social en EEUU (la cual nunca fue tan alta como pretendió la leyenda) había descendido considerablemente en las últimas décadas. América se parecía más y más a una sociedad de clases.
Lo cierto, según Krugman, es que los líderes políticos se han dedicado a hacer todo lo que han podido para fortificar la desigualdad social, al tiempo que han denunciado a cualquiera que se quejara de ello como si éste fuera un partidario de la "lucha de clases."
En los años '70 la sociedad de los EEUU estaba formada fundamentalmente por la clase media, pero no siempre fue así. Durante la época de los gremios fue una sociedad muy desigual, lo que permaneció hasta 1920. Sin embargo durante los años '30 y '40 América experimentó lo que los historiadores han llamado la Gran Compresión: un acortamiento de las diferencias de los ingresos, probablemente como resultado de las políticas del New Deal. Y ese nuevo orden económico persistió más allá de una generación: fuertes sindicatos; impuestos sobre las herencias, los beneficios empresariales y los elevados ingresos; estrecho escrutinio público sobre las actividades empresariales... Todo ayudaba a mantener relativamente pequeñas las diferencias de los ingresos.  La economía fue enormemente igualitaria y una generación después las desigualdades de 1920 parecían estar lejos.
Ahora han vuelto. Según las estimaciones de los economistas Thomas Piketty y Emmanuel Saez, confirmadas por los datos de la Oficina presupuestaria del Congreso, entre 1973 y 2000 el promedio de ingresos reales del 90% de los contribuyentes con ingresos más bajos cayó un 7%, mientras que los ingresos del 1% con ingresos más altos crecían en un 148%, los ingresos del 0,1% con ingresos más altos crecían un 343%, además de que los ingresos del 0,01% con ingresos todavía más altos crecían un 599% (datos que excluyen las ganancias del capital, de manera que no se trata de un resultado de burbuja bursatil). Así, la distribución de los ingresos en los EEUU ha vuelto a la de la desigualdad de los tiempos de los gremios.
Naturalmente hay defensores de la situación actual que preparan documentos en los que señalan la falacia de los argumentos que señalan la "lucha de clases." Así, dicen, América no es una sociedad de castas, sino que alguien con muchos ingresos este año puede tenerlos menores el que viene, y viceversa. Pero los rojillos de Bussines Week insisten en que economistas y sociólogos vienen diciendo desde hace tiempo que América es hoy una sociedad de castas más de lo que pensamos, con unos límites entre castas que se han ido haciendo más y más rígidos con el tiempo.
El mito de la movilidad en los ingresos siempre excedió la realidad. Como regla general, una vez que se llega los 30 años, no hay demasiados cambios en los ingresos. Los conservadores citan estudios que tratan de mostrar esos cambios a lo largo de las vidas laborales, pero hay economistas que han mostrado su falta de seriedad.
Es verdad que América fue un lugar con una importante movilidad intergeneracional. Los hijos a menudo mejoraron respecto de sus padres y así ocurrió durante los treinta años siguientes a la Segunda Guerra Mundial, cuando el 23% de los hijos de padres situados en el tramo del 25% con menos ingresos pasaron al nivel superior. Por eso en aquel tiempo el sueño americano fue para muchos una experiencia real.
Pero ahora Bussines Week cita un nuevo estudio que señala que aquel número ha bajado al 10%, por lo que la movilidad ha caído drásticamente. En la actual América se tiende a estar en la clase social y económica en la que se ha nacido. Bussines Week lo atribuye a la "Wal-Martización" de la economía [modelo de los hipermercados Wal-Mart], esto es, la proliferación de trabajos con largas jornadas, bajo sueldo y nulas posibilidades de promoción [dead-end job], y la desaparición de trabajos que permitan la entrada en la clase media. Según Krugman eso es seguramente una parte de la explicación, puesto que la política también juega un papel en todo ello; y, si todo continua así, cada vez será un papel más importante en el futuro.
En este sentido, Krugman propone una especie de juego de adivinanzas en el que tendríamos que suponer que somos defensores de la sociedad de castas, y que estamos buscando maneras de influir en el Gobierno para promover la protección de las ventajas de los que tienen frente a los que no tienen. ¿Qué haríamos?
Señala Krugman que una cosa que definitivamente haríamos es deshacernos de los impuestos sobre las herencias, así las grandes fortunas podrían pasar a la siguiente generación. Más en general querríamos reducir los tipos impositivos tanto sobre los beneficios empresariales como sobre otros ingresos no de rentas del trabajo como dividendos y ganancias de capital, de modo que aquellos bienes acumulados o heredados podrían seguir acumulándose más fácilmente. También querríamos tratar de crear paraísos fiscales principalmente para uso de los ricos. Y en un sentido más general, querríamos reducir los tipos impositivos para la gente con altos ingresos, trasladando la carga fiscal a los impuestos sobre las nóminas y otras fuentes de ingresos que tienen que ver más intensamente con la gente que tiene menos ingresos.
 Mientras tanto, por el lado del gasto haríamos recortes en el gasto sanitario para los pobres, en la calidad de la educación pública y en las ayudas del Estado para la educación superior. Esto haría más difícil que la gente con menores ingresos pudieran salir de sus dificultades y adquirir la esencial educación para que pueda haber movilidad en una economía moderna. Y para cerrar tantos caminos como fuera posible a la movilidad, haríamos todo lo posible para romper la fuerza de los sindicatos y privatizaríamos funciones gubernamentales de modo que los bien pagados servidores públicos podrían ser reemplazados por peor pagados empleados privados.
¿Nos suena familiar todo esto o no?
¿A dónde nos lleva esto? El trabajo de Piketty y Saez ha transformado nuestra comprensión de la distribución de los ingresos, nos advierten de que las políticas actuales al final quieren crear "una clase de rentistas en EEUU, dónde un pequeño grupo de chicos ricos pero faltos de talento controlarán amplios sectores de la economía de EEUU, mientras que chicos con talento pero sin dinero simplemente no podrán competir." Dice Krugman que si ello es cierto, y él teme que lo es, terminaremos sufriendo no sólo por la injusticia, sino también por el desperdicio de un amplio potencial humano. "Adiós Horacio Alger, adiós sueño americano."
Krugman, Paul. "The Death of Horatio Alger". The Nation. 05.01.2004.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Educación: Enseñanza por Internet

El futuro de la Universidad, y también de otras etapas educativas, tiene cada vez más que ver con la enseñanza a través de Internet. La siguiente información periodística refleja la novedad de que el Consejo Americano de Educación prepara iniciativas para que se legitime la formación de los cursos a través de Internet:

jueves, 1 de noviembre de 2012

Gómez Yáñez: Reformar la política

José Antonio Gómez Yáñez nos recuerda la tendencia de los partidos políticos al "cartel party, es decir, la evolución de los partidos hacia formas de funcionamiento que les llevan a gestionar los recursos públicos para mantener sus organizaciones y puestos de trabajo" (Katz y Mair, 1992). Por eso considera que es conveniente mirar a países como EEUU y Alemania para regular mediante una ley la vida de los partidos políticos, puesto que éstos no son meras asociaciones privadas sino que van más allá al encargárseles la representación política.
Por tanto, considera que para regenerar la política es necesario:
I. Una ley de la función política.
II. Una ley de funcionarios que los separe de la política.
III. Separar la política del Poder Judicial y otros órganos reguladores.
IV. Reducir el número de cargos políticos.

martes, 30 de octubre de 2012

Tortella: ¿Se equivocó Montesquieu?

A propósito de las teorías de Montesquieu, Gabriel Tortella contrapone la teoría de Diamond de que el éxito de las naciones depende de los medios naturales de que disponen, a la de Acemoglu y Robinson según la cual lo que explica el fracaso de las naciones es su estructura política. Según la primera teoría se puede ver que las sociedades más ricas están en las zonas templadas del planeta, entre otros elementos; mientras que para la segunda son las sociedades con una organización política "inclusiva" (democracias) las que triunfan, frente a las "extractivas" (explotadoras) que fracasan.
Tortella cree que no es posible adoptar reduccionismos, puesto que podríamos encontrar contrajemplos  de países extractivos pero con grandes diferencias en su riqueza explicables por los elementos físicos (Arabia Saudí y Libia en relación con sus vecinos), como también se podría poner de manifiesto que no es sencillo imponer un sistema inclusivo en un país al margen de toda otra consideración (Irak).
Tortella, Gabriel. "¿Se equivocó Montesquieu?" El País, 30.10.2012.


lunes, 29 de octubre de 2012

Periodismo: Barboza y China

Una muestra de gran periodismo:

Urquizu: ¿Es culpa de los políticos?

Ignacio Urquizu analiza la cuestión de hasta qué punto la élite política española es la responsable de la crisis que sufre España. Critica la tesis de César Molinas acerca de que siendo los políticos en España una "élite extractiva" más interesada en su propio interés por enriquecerse, sería mejor un sistema electoral mayoritario. Urquizu considera que no sólo son responsables los políticos, sino que la crisis es el resultado de una combinación de muchos elementos. Cree que una buena parte de la responsabilidad la tiene la élite económica y que derivando la responsabilidad hacia los políticos no se favorece que personas de enorme valía se dediquen "a la gestión de lo público."
Urquizu, Ignacio. "¿Es culpa de los políticos?". El País, 29.10.2012.

Urquizu tiene razón al precisar que no son sólo los políticos los causantes de la crisis. Pero no parece tan acertado cuando dice que si seguimos desprestigiando a la clase política, será difícil que personas valiosas se dediquen a la política. Primero porque en muchos casos no son los ciudadanos los que están desprestigiando a la clase política, sino ejerciendo la crítica de unas conductas políticas que se han desprestigiado a sí mismas. Y segundo porque el mantenimiento de dicha crítica, lejos de ser un peligro, es el imprescindible principio de un cambio a mejor. Si se focaliza en los políticos es porque la tarea que se les encomienda es de principal relevancia. Así que, si hay personas realmente valiosas interesadas en ser actores de la vida política seguro que la ciudadanía estará encantada de que se prestigien a sí mismas no olvidando que, mientras algunas élites e individuos persiguen su interés particular, su importante encargo político es representar y defender el interés público subordinando toda la riqueza del país al interés general (art. 128 Constitución española).

sábado, 27 de octubre de 2012

Burbujas: Tulipomanía en Holanda s. XVII

En la Holanda de los años 20 del s. XVII los sensatos y calculadores comerciantes se lanzaron a una pasión por los tulipanes que pronto afectó a toda la población. Viendo como crecían sin cesar los precios de los bulbos, todos vieron en los tulipanes la posibilidad rápida de enriquecerse. Pronto no sólo se compraban y vendían tulipanes y bulbos de tulipanes realmente existentes, sino también los futuros. Este mercado de futuros o de opciones multiplicó la burbuja especulativa. Un campesino pagó por dos bulbos de los preciados Vice-Roy casi la totalidad de sus posesiones con la idea de multiplicar poco después su valor: Grandes cantidades de trigo, cuatro bueyes adultos, ocho cerdos, doce ovejas, cuatro toneladas de mantequilla, una cama, una cáliz de plata y algunos vestidos. En el punto álgido se llegó a vender una casa de seis pisos por cuatro bulbos.
Desde un punto de vista racional era evidente para cualquiera que no se podría mantener permanentemente una escalada tal de los precios, pero la mayoría de personas entró en el mercado dominada por el deseo irrefrenable de beneficios rápidos y crecientes.
Seis años tardó la tulipomanía en alcanzar los precios máximos, pero sólo seis días tardó en estallar a partir del momento en el que el primer lote de bulbos de tulipanes no encontró comprador en el sofisticado mercado creado al efecto. El resultado fue el empobrecimiento de amplias capas de la población mientras que se enriquecieron los pocos que salieron del negocio justo antes de que la burbuja estallara.
Mackay, Charles. Memoirs of Extraordinary Popular Delusions and the Madness of Crowds. London, 1852 (edición electrónica).

sábado, 13 de octubre de 2012

Uchatius: Ellos tienen las deudas, nosotros el beneficio

  • Presentamos el siguiente resumen/traducción del artículo de Wolfgang Uchatius titulado "Ellos tienen las deudas, nosotros el beneficio".
Trescientas personas se sientan en la sala de congresos de Saarbrücken ante una resplandeciente imagen de varios metros de altura que muestra una mujer de cabello corto entre niños contentos. La imagen contiene una frase concisa. La gente en la sala mira a la mujer, mira a los niños. Leen la frase y dan su aprobación entre murmullos. Les gusta la frase.
Son miembros de la CDU de Saarland [Sarre], la mayoría representantes de sus agrupaciones locales, que se han reunido ese 6 de febrero de 2012. Están aquí para concebir nuevas esperanzas, a pocas semanas de las elecciones regionales. La presidenta (CDU) Annegret Kramp-Karrenbauer es la mujer de la imagen y va por detrás en las encuestas.
Por eso la central del partido ha lanzado una nueva campaña, de la que forma parte la frase de la imagen. En los días siguientes la frase de la imagen lucirá en los carteles electorales de Saarland. Kramp-Karrenbauer hablará en las tribunas, cámaras de televisión y micrófonos de radio.
La frase dice: "Quiero un futuro sin deudas."
Ocho semanas después Annegret Kramp-Karrenbauer gana la elección con sorprendente ventaja. La campaña electoral termina en ese momento, pero la frase de la deuda se extiende meses más allá con ciertas modificaciones. La adoptan para sí el candidato de la CDU en Schleswig-Holstein, la agrupación de jóvenes de la Unión en Berlín, el grupo parlamentario del FDP en el Bundestag.
Todos quieren un futuro sin deudas.
Es posible que la frase cuelge de muros y columnas durante el próximo año para las elecciones generales. Los carteles electorales son siempre un espejo de los deseos de la gente. Nunca se han tenido deudas a gusto, pero la palabra no ha sonado nunca tan amenazante como ahora que las deudas de griegos, españoles e italianos amenazan nuestro bienestar y el miedo ante la bancarrota pende sobre todos como en su día el miedo ante una guerra nuclear.
"Un futuro sin deudas." Uno lee eso y piensa en el propio país y en que en Alemania no puede pasar lo de Grecia, dónde la semana pasada volaron granadas y cóctels-molotov. Piensa en su pequeño bienestar, por ejemplo en el coche nuevo, y en que uno se lo ha trabajado y no lo ha conseguido de fiado.
En el Leopard 2 no piensa uno.
El Leopard 2 es un tanque fabricado por la empresa alemana Krauss-Maffei Wegmann. Puede atravesar ríos de hasta una profundidad de 4 metros y alcanzar setenta kilómetros por hora de velocidad. Además de que dispara y se le considera el mejor tanque del mundo.
Hace cuatro años Kraus-Maffei Wegmann vendió 170 ejemplares del tanque Leopard a un país socio europeo y ganó 1.700 millones de euros, que es una vez y media lo que la empresa gana normalmente en un año.
El comprador fue Grecia. En ese momento estaba claro que los griegos financiarían los Leopard  2 mediante deuda, pero eso no le interesó a nadie. Mucho dinero corrió hacia Alemania, es lo que importaba.
Gran cantidad de dinero corrió especialmente hacia aquí [Alemania] en los pasados años no sólo desde Grecia, sino también desde Italia, España y Portugal. Los italianos, por ejemplo, antes del comienzo de la crisis compraron cada año unos 450.000 coches alemanes, los españoles casi 330.000, los griegos y portugueses a razón de 50.000. Casi uno de cada cuatro coches que Alemania puso en el exterior lo facturó a los actuales países en crisis. Cada uno de estos países, de los que hoy se dice que no saben manejar dinero, ha transferido mucho dinero a VW [Volkswagen], Daimler [Mercedes] y BMW.
Ese dinero no se quedó en las centrales de los consorcios centrales alemanes, sino que se difundió por las empresas proveedoras y de servicios de la industria automovilística alemana, transformándose en salarios de los trabajadores de la cadena de montaje, en sueldos de los gestores y en dividendos de los accionistas alemanes.
Algunos ciudadanos alemanes podrían haber pagado su alquiler, o su viaje de vacaciones, o su nuevo smartphone, sin saberlo, con el dinero procedente del sur. Otros quizas se han comprado un nuevo coche.
Hace un par de semanas las agencias de noticias difundieron la siguiente información: Los alemanes compran los coches más grandes que nunca. Los garages subterráneos y empresas propietarias de aparcamientos tienen dificultades puesto que tienen pocas plazas para los todo-terreno y vans-familiares.
Por el contrario en Alemania hay más puestos de trabajo que nunca antes. El boom de la exportación ha generado un segundo pequeño milagro económico. Se puede decir que ha sucedido lo que habían prometido hace años los partidos políticos.
"Más crecimiento, más trabajo", rezaba un cartel electoral del CDU para la campaña federal de 2005.
"Trabajo, trabajo, trabajo", decía el SPD.
"Jobs, jobs, jobs", imprimieron los Verdes.
"Lo que crea el trabajo es también social", se decía en el FDP.
Pero si el trabajo se creaba mediante el dinero proveniente del sur de Europa, ¿qué pasa entonces, si griegos, españoles, italianos y portugueses comienzan ahora a ahorrar y a pagar sus viejas deudas en lugar de contraer nuevas deudas?
¿Y qué pasa con los americanos, franceses y británicos, que en los pasados años han acumulado enormes deudas para comprar productos alemanes? ¿Qué pasa si ahora empiezan a ahorrar?
Eso sería un futuro sin deudas. Pero también sería un futuro lleno de coches alemanes que se quedarían sin vender en las fábricas alemanas. Sería un futuro con fábricas alemanas que despiden a gente. Sería un futuro con niños alemanes que sin duda no tendrían que ocuparse del atraso de media europa, pero que tendrían que financiar a sus necesitados padres que no tendrían ni trabajo ni pensión.
El requerimiento de menores deudas y el deseo de más puestos de trabajos no parecen cuadrar bien juntos. En cualquier caso, bien mirado, no enseguida, ni a primera vista parece haber una salida. Pero la Canciller cree conocerla.
El 3 de abril de este año Angela Merkel estuvo ante el atril de oradores de la Facultad de Derecho de la Karls-Universidad en Praga. Aquí, donde hace 664 años adquirían el saber mundial los entonces germanoparlantes estudiantes, hablaría sobre el tema de "La futura configuración de Europa."
Merkel habló acerca del socialismo, que había vivido en su propia carne y que felizmente había sido superado. Habló de los ideales europeos, de paz, libertad, justicia; y después se dirigió a la crisis de deuda.
Dijo: "Desearía que consideráramos esta crisis como una oportunidad." Dijo: "Naturalmente se trata de crecimiento, pero no crecimiento de fiado" [NT. Traducimos "auf Pump" por "de fiado", podría haber optado por "de prestado", pero para no perder los matices no hay que olvidar que en alemán "auf Pump leben" viene a significar algo así como "vivir de sablazos", a los demás, claro].
No está claro en ese momento si la frase de Merkel se debe entender como advertencia a los sudeuropeos o si es consciente de que también la economía alemana ha crecido de fiado, sólo que no han sido los alemanes los que han tomado el dinero prestado.
Lo que es seguro es que se extrae una conclusión tan simple como convincente: Si lo fiado es malo, pero el crecimiento es bueno, entonces necesitamos un crecimiento futuro sin lo fiado. Por tanto, un futuro sin deudas, pero con puestos de trabajo.
Después Merkel ha venido pronunciando a menudo un discurso semejante especialmente en el Bundestag. Ha omitido el pasaje sobre el socialismo, y se ha centrado más en su punto de vista sobre el tema del crecimiento económico. Ha encontrado una palabra para ello, la idea de "crecimiento sostenible".
La expresión proviene del debate medioambiental. Crecimiento sostenible fue originalmente el incremento del bienestar en los tiempos de la crisis ecológica. Hacerse ricos sin quemar petróleo ni talar bosques, eso es lo que quería significar.
Angela Merkel ha transferido el concepto a la crisis económica. El bienestar debería crecer y los puestos de trabajo deberían surgir sin que la gente contrajera deudas. Esto es lo que la Canciller entiende por crecimiento sostenible. "Sólidas finanzas son una condición básica para ello", dijo Merkel en la entrevista de un diario.
Cuando los proteccionistas de la naturaleza hablan de crecimiento sostenible, hablan de ciencia ficción. Ningún país del mundo ha logrado hacerse rico sin quemar gas, petróleo o carbón. No hay aumento de propiedades sin crisis ecológica. Aumento de propiedades sin que haya una crisis económica es algo que acontece en el mundo a menudo. Por ejemplo en la  Alemania occidental de la postguerra, especialmente en aquella zona austera en la que el aire es siempre un par de grados más frío que en el resto del país.
Allí arriba del monte en Schwäbische Alb [montes suevos] las mujeres arrastraba sus carros de mano tras la guerra hasta las miserables huertas. Los hombres buscaban trabajo en cualquier  sitio y la familia estaba contenta si por la noche había en el plato un par de remolachas.
Un par de décadas más tarde los asados y las Maultaschen [sabrosos raviolis gigantes] han sustituido a las verduras. Relucientes coches aparcados a la puerta y las viviendas pagadas a plazos.  El bienestar creció de manera constante y sin crisis. El milagro económico había llegado a la República.
¿Cómo sucedió? ¿Quién lo había producido?
Los alemanes y sus cualidades, naturalmente, y por delante de todas la de ser ahorradores. Los alemanes no contraen deudas, y los suevos menos que nadie.
Ese es el secreto del crecimiento económico alemán de la postguerra tal y como fue contado innumerables veces en artículos de periódicos, novelas y discursos políticos. Sonó incluso en los altavoces de las radios. En 1964 cantaba el tonadillero Ralf Bendix:
Como si con esa canción en la mente, dijo Angela Merkel 45 años más tarde - de nuevo en un discurso, esta vez en el congreso del CDU en Stuttgart -, hubiera sido más fácil evitar la gran crisis. "Simplemente con haberle preguntado al ama de casa sueva, nos habría dado un sabio consejo vital: Uno no puede vivir permanentemente por encima de sus posibilidades."
Con ello Merkel establecía una antítesis entre un temible presente lleno de quiebras y un confortable pasado sin deudas, como cuando todavía no había Euro y el marco alemán tenía un poderoso protector: el Banco Federal [central] Alemán.
En cuyos archivos precisamente se encuentran documentos que nos cuentan una historia diferente acerca del milagro económico. Nos muestran tablas, gráficos, cifras de la llamada balanza de pagos por cuenta corriente, de la que resulta cómo se parece el pasado al presente. Ya entonces una buena parte de los puestos de trabajo alemanes se derivaban de pagos provenientes del extranjero. Ya entonces los vecinos europeos compraban a gran escala productos alemanes. Ya entonces financiaban sus compras mediante deudas.
Fue muy parecido a lo de hoy. Se puede decir que entonces comenzó todo esto.
Así que también el milagro económico alemán no fue otra cosa que "crecimiento de fiado". Suena como si hubiéramos dado con un secreto. La verdad es lo contrario. Es una banalidad. Naturalmente que el crecimiento de entonces se produjo mediante deudas. Como siempre. No hay otra cosa.
Para entenderlo hay que iniciarse en un pequeño juego de ideas. Imaginemos que hubiera en Alemania una sola empresa que produce, digamos, sopa.
Supongamos que la empresa dispone de un capital inicial de 500.000 euros. Con ese dinero paga a sus trabajadores y empleados y produce sopa. Los asalariados utilizan la totalidad de salarios y sueldos en el consumo, puesto que quieren comer. Por tanto, los 500.000 euros vuelven a la empresa y el círculo económico se cierra, y no mucho después la empresa.
Por que una empresa tal no sobrevive mucho tiempo. Ingresos: 500.000, gastos: 500.000; lo que significa que no hay ganancia para el propietario y tampoco aumento de sueldo para los asalariados, por lo que no hay milagro económico. La riqueza no llega. Pobreza para todos.
Para que la economía crezca y el bienestar prospere, la empresa tiene que ingresar más dinero del que ha pagado. De los 500.000 euros que corren entre la empresa y la plantilla, tienen que salir 600.000. ¿Pero cómo puede el dinero transformarse en más dinero?
Esta es la cuestión central del capitalismo, el enigma fundamental de la economía de mercado. Ya lo escribió Carlos Marx en el segundo tomo de El Capital aparecido en 1885: "¿Cómo puede la clase capitalista retirar de la circulación constantemente 600 libras esterlinas cuando constantemente introduce sólo 500 libras esterlinas?
Pues bien, ¿cómo?
Marx se afanó mucho con la solución, pero no llegó especialmente lejos. Hasta que el economista austríaco Joseph Schumpeter dio años más tarde la respuesta y escribió en 1926 que el empresario con talento "cabalga hasta el éxito" sobre las deudas. Dicho de otro modo: Para que la economía crezca, alguien tiene que tomar un crédito.
Puede que sea por ejemplo nuestro productor de sopa u otro empresario el que quizás abre otra empresa, que produce pan, y toma prestados 100.000 euros para pagar a sus asalariados. Por tanto los consumidores alemanes tienen a su disposición 600.000 euros en total, que vuelven a las empresas. El productor de sopa ahora registra ganancias, los alemanes pueden tomar sopa con pan, la economía crece, pero no por mucho, pues el productor de pan pronto se verá amenazado por la ruina.
600.000 euros no es suficiente para que sus ingresos se levanten por encima de sus gastos. Para que la economía pueda seguir creciendo es necesario nuevo dinero. ¿De dónde puede venir?
Alguien tiene que endeudarse otra vez.
Una de nuestras dos empresas tiene que tomar un nuevo crédito, o tiene que surgir una tercera empresa.
De hecho la economía alemana creció de ese modo tras la Segunda Guerra Mundial: Las empresas tomaron dinero prestado. "La industria del país del milagro [...] está más fuertemente endeudada que la de sus competidores extranjeros", según analizaba el semanario Der Spiegel en el año 1962.
El pasado alemán fue un pasado con deudas.
Las empresas alemanas finalmente lograron saldar sus obligaciones. Sin embargo la economía siguió creciendo. También esto se puede aclarar con nuestro experimento de ideas. Si las empresas no toman ningún otro crédito, la economía sólo puede crecer si hay recambios para tomar deudas, por ejemplo los consumidores.
Si algunos de ellos toman prestado dinero para comprar más sopa y más pan, nuestras empresas registran ingresos más elevados. Pueden emplear asalariados adicionales y pagar sueldos más elevados.
De ese modo los créditos de unos impulsan hacia arriba el volumen de negocio de los otros. A los trabajadores y empleados les va mejor; enseguida pueden comer Maultaschen y asado. Pero los consumidores endeudados tienen siempre mayores obligaciones, y en algún momento resulta claro que no lograrán pagarlas, situándose ante la quiebra.
Como los griegos, los españoles y los italianos, que antes eran tan buenos clientes de las empresas alemanas.
No se pueden entender las deudas más que como las máquinas de vapor, las bombillas incasdescentes o los coches. La primera máquina de vapor fue una revolución, la primera bombilla incasdescente un milagro, el primer coche una revelación. Cada uno de esos hallazgos es hoy un símbolo del progreso y del bienestar, que vino a la humanidad en los pasados dos siglos y medio, como el telégrafo, la locomotora o el avión. En cambio las deudas son un par de cifras en un papel. Quizás esa es la razón por la que es tan poco conocido que aquellos no son posibles sin éstas: Nunca hay bienestar sin deudas.
En 1796 el escocés James Watt inventó la máquina de vapor.
En 1879 el americano Thomas Alva Edison concibió la bombilla incandescente.
En 1886 el alemán Carl Benz desarrolló el primer coche a motor.
Fueron mentes geniales cuya importancia histórica mundial sólo se puede comparar con los grandes europeos como Alejandro Magno, Federico II o Julio César, que una vez invadió la Galia.
Un momento, ¿él solo? "¿No llevaba al menos un cocinero consigo?", quería saber Bertold Brecht en su poema Preguntas de un trabajador que lee. ¿No tenía Alejandro ningún soldado que murió por él, ningún servidor, ningún mozo? ¿El viejo Fritz dirigió sus guerras él solo?
La historiografía mira más allá de la gente pequeña, eso es sobre lo que Brecht nos quiere llamar la atención. También olvida las deudas. ¿Watt inventó la máquina de vapor? Un gran resultado, pero ¿cómo consiguió producirlas en masa? ¿Edison ideó la bombilla incandescente? Un hallazgo, ¿pero de dónde vino el dinero para llevarla al mercado? ¿Benz desarrollo el coche? Un triunfo, pero ¿qué es lo que ofreció a sus clientes la posibilidad de que se les vendieran a centenares?
Las deudas.
Las deudas no son buenas. Tampoco son malas. Simplemente están ahí, por todas partes dónde se produce riqueza. Si crece el bienestar, crecen la deudas; y no hay ningún ejemplo que lo contradiga. Sin embargo el mundo moderno se comporta como si el capitalismo fuera un ser humano y la creación de deudas una excreción indeseable, algo asqueroso. Aquello sobre lo que el ama de casa sueva arruga la nariz.
La verdad es que no habría ama de casa sueva si no hubieran estado ahí las numerosas deudas. No habría ninguna ama de casa bávara, de Holstein o de Hesse. No habría siquiera ninguna ama de casa, porque ninguna mujer podría quedarse en casa en lugar de ganar dinero. En ese prehistórico pobre mundo no habría coches, frigoríficos ni lavadoras.
Habría campesinas en cualquier caso, que labrarían la tierra todo el día; y jornaleras que por su trabajo pesado tal vez recibirían un par de patatas, pero ninguna moneda ni billete.
Pues sin deudas nunca habría dinero.
En el cuarto milenio antes de Cristo los sumerios habitaban Mesopotamia en las orillas de los ríos Eufrates y Tigris, en el actual territorio de Irak. Desarrollaron la primera lengua escrita de la historia de la humanidad, y el primer sistema de dinero.
Los sumerios eran campesinos, artesanos, comerciantes. No conocían las monedas, que no aparecerían hasta unos 3.000 años después, pero sabían bien lo que era un crédito. El antropólogo americano David Graeber lo describe en su libro Deudas: Los primeros 5.000 años. Si el comerciante sumerio A quería adquirir del comerciante B una cabra, pero no tenía disponible algo a cambio, le extendía un pagaré. En caracteres cuneiformes arañaba un determinado símbolo en una tablilla de barro, que le entregaba a B.
Éste no la conservaba mucho tiempo, sino que la daba al comerciante C, del que tal vez recibía un saco de cebada. Pronto corrían las tablillas de barro en la economía sumeria como una forma temprana de billetes de banco. Se convirtieron en medio de pago. Fue el hallazgo del dinero.
Ahora bien, cada una de las históricas tablillas de dinero vino al mundo porque alguien contrajo deudas.
Visto así, el mundo no ha cambiado mucho desde los sumerios.
Cuando hoy un hombre va al banco y contrae un crédito, para comprarse un nuevo coche por ejemplo, se inscribe la cantidad en su cuenta. Resulta difícil de creer, pero el dinero no es cargado en otra parte, no se le retira a nadie. Es una promesa. Está simplemente ahí, como en la tablilla de barro sumeria, surgiendo de la nada, como si Dios lo hubiera creado de repente. Por eso los economistas hablan de creación de dinero.
El comprador del coche puede ir entonces al cajero automático y recoger billetes con los que pagar el nuevo coche. El dinero pasa al propietario del concesionario de coches, quien quizás le compra a su mujer un anillo. La señora en el joyero no sabe de quién proviene el billete que tiene  en las manos, pero le da igual, porque lo seguro es que cada billete de euros existe sólo porque alguien en algún momento ha tomado prestado dinero.
Cada euro es una deuda de euros, igual que cada dólar es una deuda de dólares y cada franco suizo lo es de una deuda de francos.
A diferencia de la vieja Mesopotamia, hoy la creación de dinero es un proceso complicado, controlado por los grandes bancos emisores como el Banco Central Europeo (BCE), el Banco de Inglaterra o el americano Banco de la Reserva Federal. Ellos son los que imprimen el euro, la libra o el dólar, y los ponen a disposición de bancos comerciales como el Deutsche Bank, el Commerzbank o cajas de ahorros que entonces fluyen hasta la gente mediante el crédito.
Lo que cuenta es que contraer deuda es el acta de nacimiento de cada billerte, de cada cifra en el extracto de la cuenta. Son las deudas, las que traen el dinero al mundo.
Un futuro sin deudas sería por eso un futuro sin dinero. Quien promueve eso es tan anticapitalista como el SED [policia secreta de la antigüa Alemania oriental]. En la DDR al menos había monedas de aluminio.
En algún instante llega el momento en el que el comprador de coche quiere saldar su deuda. Transfiere el dinero más los intereses de vuelta al banco, el crédito es liquidado y el banco cancela el cobro pendiente de sus libros. Para que el capitalismo no se pare, para que la economía siga creciendo, algún otro tiene ahora que contraer deudas; el comerciante de coches quizás, que toma un crédito para aumentar su negocio, o el joyero para comprar piedras preciosas. Contínuamente tienen que introducirse nuevos deudores para cancelar viejos deudores. Sólo así el dinero sigue en circulación.
El economista austríaco y publicista Thomas Strobl, autor del libro Sin deudas nada funciona, lo formula así: "El capitalismo es una única y gran cadena de la felicidad."
También con los sumerios los créditos hicieron florecer el comercio. Y también entonces ocurrió que las obligaciones crecieron hasta un punto en el que las deudas crecían más rápido que el bienestar de modo que la cadena se rompió. Alguien, un hombre, una familia, media ciudad, quebró. Como hoy Grecia.
¿Y entonces?
Entonces llegó el gobernante ante su pueblo, lo que ocurrió por ejemplo en el año 2402 antes de Cristo, cuando el rey sumerio Emmetena hizo leer una declaración y promulgó la libertad, "Amargi".
Amargi para los deudores significa que las tablillas de barro se rompen y las obligaciones son olvidadas. El dinero vuelve a circular de nuevo y se crea un nuevo bienestar mediante nuevos créditos.
Para entender mejor el capitalismo, los hombres desde siempre tratan de dividir la economía en clases y categorías. Según las concepciones se les identifica como los codiciosos capitalistas y explotados proletarios, o también como los optimistas consumidores y dinámicos emprendedores.
Si consideramos las deudas a gran escala, tenemos otra imagen. El mundo se divide en dos partes. Arriba están las naciones ricas pero no endeudadas. Durante décadas reúnen riqueza, y durante décadas la hacen crecer con la ayuda de los créditos a otros países.
Alemania pertenece a esa High Society. Alemania como un todo no está endeudada. Si bien el Estado tiene obligaciones, los bienes de la hacienda privada son mucho mayores. El país es comparable a una familia en la que la la mujer ha prestado mucho dinero al marido. Él tiene deudas con ella, pero el bienestar de la familia como un todo no es menor. En Alemania crece el bienestar año tras año.
Abajo están los países que están endeudados por debajo de la raya. Esas familias tienen obligaciones con otras familias, entre ellas muchas que no conseguirán saldar sus deudas. Están al final de la cadena del crédito. A estos pertenecen los griegos, los españoles, los portugueses. Con sus deudas han mantenido en funcionamiento la economía europea durante décadas. Ahora son los perdedores.
Se puede comparar a estas naciones con los trabajadores baratos que en cualquier parte de Asia se ocupan de que las estanterías de las tiendas en Alemania estén llenas de iPhones y T-Shirts. El capitalismo los necesita. Sin ellos la economía no crecería. Pero ellos mismos no reciben mucho de todo ello.
Hace dos años, en las fábricas chinas de Apple, se quitaron la vida más de una docena de trabajadores. No podían más. Hace diez días unos 2.000 trabajadores mantuvieron un enfrentamiento con la policía. Parece como si hubieran alcanzado el límite de su carga.
Seres humanos que ya no soportan su vida hay también en Grecia. Antes de la crisis la tasa de suicidios allí era más baja que en cualquier otra parte de Europa. Desde entonces se ha triplicado. Las personas se arrojan desde la Acrópolis, se ahogan en el mar, se cuelgan en su vivienda. Un antigüo famacéutico escribió en su carta de despedida que no quería urgar en la basura y ser una carga para su hijo. Se disparó bajo un árbol ante el Parlamento.
Se pueden considerar estos sucesos como fantasmas dolorosos de una sociedad que finalmente tiene que aprender a ahorrar. En Alemania tal posición no es impopular.
Pero también se puede llegar a la conclusión de que Grecia ha alcanzado el límite de su carga. Es el tiempo del Amargi. La gran liberación de deudas.
Desde el principio de la crisis la propuesta está en discusión: Grecia debe declararse insolvente, declarar su bancarrota. Las obligaciones serían borradas, el país estaría libre de deudas. Políticos de la izquierda han pedido tal paso. Pero también representantes del FDP. Ambos, que tan poco en común tienen, están de acuerdo en un final para las deudas.
Borrar todas las obligaciones suena tan bonito como un nuevo comienzo. Suena como una traducción de "Un futuro sin deudas" en la política concreta. Suena como si finalmente todo sería distinto.
En realidad Amargi describe una libertad engañosa, un mirada alejada del capitalismo, en la que intereses y réditos no juegan ningún papel. Antes de que comience una nueva cadena de crédito con nuevas deudas y nuevo bienestar. Previsiblemente iría bien. Si fuera mal y las empresas griegas y el Estado griego no encontraran ningún banco, ningún inversor más, que les prestara nuevos créditos, entonces se mostraría que se necesita una nueva traducción para Amargi: Pobreza.
En vista de que ese peligro no es ninguna sorpresa, los jefes de gobierno europeos hasta ahora persiguen otro camino: ¡No borrar viejas deudas, sino tomar nuevas deudas! ¡No menos obligaciones, sino más! Ese es el camino que también la Canciller, que tan gustamente habla de crecimiento sostenible, ha seguido y del que tampoco el candidato del SPD Peer Steinbrück quiere discrepar. Se ha hablado mucho de la solidaridad de ese camino, de ideales y valores. De hecho se trata sólo de una cosa: No esperar que se forme una nueva cadena de crédito tras un corte de deudas, sino alargar las viejas con toda la fuerza. Por eso reciben los griegos un crédito de ayuda tras otro, por eso pueden los bancos comerciales europeos proveerse de nuevo dinero procedente del BCE tan  fácilmente como nunca. Aquellos deberían finalmente de nuevo dar créditos a empresas, Estados, usuarios. Para que así el dinero prestado genere nuevo crecimiento.










Europa: Deuda y crisis política. Soprano y Enzensberger

Los Soprano es una serie televisiva de la HBO. En uno de los capítulos Tony Soprano, el capo de la familia mafiosa que tiene sus actividades en New Yersey (EEUU), presta dinero a un amigo pequeño empresario que está seguro de obtener grandes ganancias en una partida de póker de altos vuelos. La partida tiene sus altibajos pero finalmente el amigo queda desplumado, por lo que ha contraído una deuda con el capo mafioso. Confiado, el pequeño empresario le explica a su amigo las dificultades temporales para devolverle el dinero. Pero, para su desagradable sorpresa, antes que nada el capo le da una paliza con la que le hace ver que en asuntos de dinero no hay amigos y luego lo somete a un proceso mediante el que, para recuperar lo prestado, los mafiosos intervienen su pequeña empresa hasta agotarla y liquidarla al mejor postor.
Hace algún tiempo, cuando España se sumió con mayor virulencia en la crisis a causa de un gran endeudamiento privado y consideraba pedir ayuda financiera a la famosa "troika" (UE, FMI, BCE), se le preguntó a un periodista irlandés acerca de su experiencia anterior con el rescate de Irlanda, cuyo Gobierno había asumido las deudas del sistema bancario y estaba entonces en manos de la troika-prestamista que le iba a ayudar a salir del atolladero. Uno de los consejos orientadores que ofreció el periodista fue la siguiente aseveración: "No son vuestros amigos."
Hans Magnus Enzensberger, en El País, 27.09.2012, va más lejos en la precisión y dice que en Europa se ha producido la abolición del Estado de derecho y el secretismo con que se gobierna le suena a "omertá":
  • La abolición del Estado de derecho se proclama con toda franqueza en el Tratado sobre el Mecanismo de Estabilidad Financiera (MEDE). Las decisiones de los miembros que marcan la pauta en este organismo de rescate son inmediatamente efectivas desde el punto de vista del derecho internacional y no están vinculadas a la aprobación de los Parlamentos. Estos miembros se autodesignan, igual que en el antiguo régimen colonial, como gobernadores y, al igual que los directores, no tienen que rendir cuenta alguna frente a la opinión pública. Al contrario, están expresamente obligados a mantener el secreto. Esto recuerda a la omertà, que forma parte del código de honor de la mafia. Nuestros padrinos se sustraen a cualquier control judicial o legal. Gozan de un privilegio que ni siquiera está al alcance de un jefe de la Camorra: la absoluta inmunidad frente al Derecho Penal. (Eso es lo que se dispone en los artículos 32 a 35 del Tratado del MEDE).

martes, 9 de octubre de 2012

España: Ley Orgánica Mejora Calidad Educativa. Anteproyecto

El Gobierno de España ha presentado el anteproyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE, nuevo borrador 03.12.2012) con el que se pretende mejorar diversos aspectos de la educación en España. El anteproyecto se ha diseñado como una reforma de artículos concretos de la Ley Orgánica de Educación (LOE), actualmente vigente. 
En lo que sigue vamos a resumir aquellos aspectos nuevos o relevantes que propone el anteproyecto y que se debatirán en el Congreso y el Senado hasta la aprobación del texto legal definitivo. 

Educación Básica: 
  • Define la Educación básica como: Educación Primaria + ESO + Ciclos de Formación Profesional Básica.
Contenidos comunes:
  • Los contenidos comunes mínimos que se requerirán en los horarios de las comunidades autónomas (CCAA) serán: Con lengua cooficial: 65% (antes 55). Sin lengua cooficial: 75% (antes 65).
Educación Primaria: 
  • 6 cursos (antes 3 ciclos de 2 cursos); se podrá añadir una segunda lengua extranjera en los dos últimos cursos; desaparece la “Educación para la ciudadanía”.
Educación Secundaria Obligatoria (ESO):
  • 2 ciclos; Ciclo 1º tres cursos y ciclo 2º 1 curso propedéutico.
Ciclo 1º (1º, 2º y 3º ESO):
  • En 2º habrá una nueva materia: “Educación cívica y constitucional”, en sustitución de la “Educación para la ciudadanía”.
  • En 3ºESO habrá dos modalidades de Matemáticas, una de iniciación a las enseñanzas académicas (ACAD) y otra de iniciación a las enseñanzas aplicadas (APLIC).
Ciclo 2º (4º ESO):
  • Con dos opciones: ACAD, orientada al Bachillerato; y APLIC, para la iniciación a la Formación Profesional (FP). 
  • También aquí las Matemáticas serán diferentes según la opción.
ESO Ciclo 1º Programas de mejora:
  • Habrá “programas de mejora del aprendizaje y el rendimiento” (PMAR) que sustituyen a los “programas de diversificación curricular” (PDF),  y que serán aplicables ya en 2º ESO siempre que el alumno haya repetido al menos un curso en cualquier etapa (es decir, incluida la Educación Primaria). Tendrán una duración de 1 ó 2 cursos según se apliquen en 2º y 3º ESO o sólo en 3º ESO.
Promoción en ESO:
  • La decisión de promoción de un curso a otro en la etapa ESO se adoptará por el profesorado del alumno atendiendo al nivel en la consecución de las competencias básicas. Se mantiene el criterio de que se promociona con hasta un máximo de 2 materias con evaluación negativa, y excepcionalmente 3. También se mantiene el criterio de que sólo se puede repetir 1 vez por curso y 2 veces en la etapa, incluyendo la excepción del 4º ESO dónde se podrá repetir 2 veces si no se ha repetido en cursos anteriores.

Evaluación final ESO:
  • Habrá una evaluación final de ESO. El alumno elegirá si es por la opción ACAD o APLIC o las dos, con independencia de la cursada en 4º ESO. Se supera obteniendo al menos un 5 sobre 10. Versará sobre las competencias básicas y los objetivos de la etapa. Sólo se podrá presentar alumnado con hasta un máximo de 2 materias con evaluación negativa. Las pruebas tendrán criterios generales fijados por el Gobierno de España, se realizarán en el centro educativo del alumno por especialistas externos al centro. La prueba se podrá repetir en convocatorias sucesivas.
Título Graduado ESO:
  • Para obtener el título de Graduado en ESO se deberá superar la antes mencionada evaluación final, así como obtener una calificación final de ESO al menos de 5 puntos sobre 10. La calificación final de ESO se deducirá de la nota media de las calificaciones numéricas obtenidas en la ESO y ponderadas al 70 %, y de la nota obtenida en la evaluación final de ESO ponderada al 30%.
Formación Profesional Básica: 
  • Si el alumno no alcanza el adecuado nivel se podrá proponer su incorporación a un ciclo de Formación Profesional Básica (FPB), que sustituyen a los Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI).
Título Graduado ESO. Acceso a otras enseñanzas:
  • Bachillerato, si se ha obtenido por ACAD.
  • FP de grado medio, si se ha obtenido por APLIC.
  • Otras enseñanzas post-obligatorias.
Modalidades de Bachillerato:
  • Artes.
  • Ciencias, con dos vías a escoger: Ciencias e ingeniería, y Ciencias de la salud.
  • Humanidades y Ciencias Sociales, con dos vías a escoger: Humanidades, y Ciencias Sociales.”

Materias obligatorias comunes 1º Bachillerato: 
  • Lengua castellana y literatura I y, si la hubiere, lengua cooficial y literatura I.
  • Educación física.
  • Filosofía (desaparece la materia “Filosofía y ciudadanía”).
  • Primera lengua extranjera.
Materias obligatorias comunes 2º Bachillerato:
  • Lengua castellana y literatura II y, si la hubiere, lengua cooficial y literatura II.
  • Historia de la filosofía.
  • Historia de España.
  • Primera lengua extranjera
Lengua extranjera: 
  • La lengua castellana o la lengua cooficial sólo se utilizarán como apoyo en el proceso de aprendizaje de lengua extranjera. Se priorizarán la comprensión y expresión oral.
Evaluación final de Bachillerato:
  • Habrá una evaluación final de Bachillerato. Sólo se podrán presentar los alumnos con evaluación positiva en todas las materias. El Gobierno de España fijará los criterios de evaluación y las características de las pruebas, que se realizarán en el centro educativo en que curse estudios el alumno y calificadas por especialistas externos al centro. Para superarla habrá que obtener al menos 5 puntos sobre 10. 
Título de Bachillerato:
  • Para obtener el título de Bachillerato habrá que superar la evaluación final de Bachillerato, así como una calificación final de Bachillerato de al menos 5 puntos sobre 10, que se deducirá de la nota media de las calificaciones obtenidas en cada una de las materias del Bachillerato ponderada al 60%, y de la nota obtenida en la evaluación final de Bachillerato al 40%.
  • Los alumnos que tengan el título de Técnico de grado medio podrán obtener el título de Bachillerato por la superación de las materias necesarias para alcanzar los objetivos del Bachillerato.
Acceso a la Universidad:
  • Para acceder a la Universidad las universidades podrán establecer procedimientos de admisión en los que se utilizará alguno o algunos de los siguientes criterios de valoración de los estudiantes:
  • a) Calificación final del Bachillerato.
  • b) Modalidad y vía cursadas en el Bachillerato, en relación con la titulación elegida.
  • c) Calificaciones obtenidas en materias concretas de los cursos de Bachillerato, o de la evaluación final de Bachillerato.
  • d) Formación académica o profesional complementaria.
  • e) Evaluación específica de conocimientos y/o de aptitudes personales.
  • f) Estudios superiores cursados con anterioridad.
  • Si una Universidad en alguna titulación establece procedimientos de admisión, el acceso ponderará la calificación final del Bachillerato que tendrá que tener un valor, como mínimo, del 60 % del resultado final del procedimiento de admisión. Si no se establecen procedimientos de admisión, el acceso vendrá determinado exclusivamente por la calificación final obtenida en el Bachillerato.
Formación Profesional:
  • Comprende ciclos de Formación Profesional Básica (FPB), de grado medio y de grado superior.
Acceso a la FP Básica:
  • O bien tener 15 años y haber cursado el Ciclo 1 de ESO; o bien, excepcionalmente, tener 15 años y haber cursado el 2º ESO habiendo repetido al menos 1 curso.
Acceso a FP de grado medio: 
  • O bien tener el título de Graduado ESO por APLIC; o bien por ACAD y superar después una evaluación final por APLIC; o bien tener el título de Técnico Profesional Básico y superar prueba específica de admisión; o bien superar curso de formación específico y tener 17 años); o bien superar una prueba de acceso y tener 17 años.
Acceso a FP de grado superior: 
  • O bien tener el título de Bachiller, o el certificado de haber superado todas las materias de Bachillerato, o un título de Técnico de grado medio,  y además ser admitido por el centro de FP tras una prueba de admisión; o bien haber superado un curso de formación específico; o bien haber superado una prueba de acceso con 19 años en el año de realización de la prueba.
FP dual: 
  • El Gobierno regulará la Formación Profesional dual que combinará los procesos de enseñanza y aprendizaje en la empresa y en el centro de formación.
Formación Profesional:
  • La Formación Profesional Básica (FPB) garantizará la adquisición de las competencias básicas mediante un bloque de comunicación y ciencias sociales y otro bloque de ciencias aplicadas. Mientras que los ciclos formativos de grado medio ampliarán las competencias básicas mediante la inclusión de materias instrumentales (lenguas oficiales, extranjera y matemáticas).
  • La superación de los ciclos de FPB, de grado medio y de grado superior, requerirá la evaluación positiva en todos los módulos, materias o bloques que los componen.
  • El título de Técnico Profesional Básico permitirá el acceso, previa superación de prueba, a los ciclos formativos de grado medio.
  • El título de Técnico de grado medio permitirá el acceso directo a todas las modalidades de Bachillerato.
  • El título de Técnico Superior permitirá el acceso a los estudios universitarios de grado.
Pruebas libres para obtención de títulos:
  • Seguirá habiendo pruebas para obtener directamente el título de Graduado en ESO, si se tienen 18 años; para obtener el título de Técnico y de Técnico Profesional Básico, si se tienen 18 años; para obtener el título de Bachiller o el título de Técnico Superior, si se tienen 20 años.
Educación diferenciada (por sexos):
  • Se introduce una disposición por la que los centros privados de educación diferenciada podrán seguir siendo concertados.
Competencias del director:
  • Se atribuyen al director competencias que antes eran del claustro o el consejo escolar, como la aprobación de proyectos del centro (proyecto educativo, proyecto de gestión, normas de organización y funcionamiento, programación general anual), así como la decisión sobre la admisión de alumnos.
Requisitos para acceder a la dirección:
  • Para poder participar en el concurso de méritos para acceder a la dirección se requiere una antigüedad de al menos 5 años como funcionario de carrera docente; haber impartido docencia directa como funcionario de carrera, durante al menos 5 años, en alguna de las enseñanzas de las del centro al que se opta; con una antigüedad en el mismo de al menos un curso completo al publicarse la convocatoria; estar en posesión de la certificación acreditativa de haber superado un curso de formación sobre el desarrollo de la función directiva; y, finalmente, presentar un proyecto de dirección.
Calendario escolar:
  • Se fijan 175 días lectivos para las enseñanzas obligatorias, en los que no se incluyen los dedicados a las evaluaciones finales.
Reasignación de funcionarios docentes:
  • Se establece una disposición transitoria por la que los funcionarios docentes pueden ser reasignados de unos a otros cuerpos docentes, pudiendo trasladárseles a centros educativos distintos al de su destino, incluyendo cambios de residencia (en este último caso se dará prioridad a la voluntariedad, o se tendrá derecho a las indemnizaciones reglamentarias por traslado forzoso).
Calendario de implantación de la ley. El año siguiente al de la entrada en vigor de la ley:
  • 1º, 3º y 5º Educación Primaria.
  • 1º y 3º ESO.
  • 1º Bachillerato.
  • 1º FPB
  • 1º Grado medio FP.
Calendario de implantación de la ley. El curso escolar siguiente al anteriormente citado:
  • 2º, 4º y 6º Educación primaria.
  • 2º y 4º ESO.
  • 2º Bachillerato
  • 2º FPB
  • 2º Grado medio FP.